EMPEZAR EL TFG O TFM
  • 03/08/20


Una de las principales inquietudes que asalta a cualquier estudiante a la hora de abordar su Trabajo de Final de Grado (TFG) o Trabajo de Final de Máster (TFM) es precisamente cómo comenzarlo, experimentando una sensación similar a la que tiene un escritor ante el famoso folio en blanco.

Si bien es normal sentirse así, en este artículo te damos algunas claves sobre cómo empezar el TFG, dándote el empujón que necesitas para romper el hielo y que tu trabajo fluya.

Ten claros los objetivos del trabajo

Ya has cursado los estudios de grado o máster y superado los correspondientes exámenes, por lo que está demostrado que has adquirido los conocimientos necesarios para plasmarlos en un trabajo que ponga el broche a tu esfuerzo.

A priori puedes sentirte perdido dada la cantidad de información e ideas que habrás ido adquiriendo a lo largo de los cursos, por lo que ahora es el momento de detenerte un momento a recapitular todo lo aprendido, escoger aquel tema o idea que mejor domines y sobre el que quieras desarrollar y, en torno al mismo, debes decidir qué es lo que quieres conseguir o demostrar con tu trabajo.

Haz una lista de referencias y lecturas

Una vez tienes claro el tema del trabajo, debes preparar las herramientas para el mismo, esto es, el listado de fuentes a las que acudirás para documentarte. Te recomendamos que seas realista en este sentido y tengas en cuenta el tiempo de que dispones para que puedas abarcar todas las lecturas de tu lista y no te satures de información.

No todo está en internet

Evidentemente la red es una fabulosa herramienta y hoy día puedes encontrar cualquier información, si bien hay que ser particularmente crítico y riguroso con la información que encontremos por internet y emplearla como ayuda o complemento a las fuentes bibliográficas contrastadas.

Elabora un primer índice

Partir de un índice nos permitirá estructurar la información que contendrá nuestro TFG o TFM y el modo en que la presentaremos; así, aunque sufra modificaciones y la versión definitiva difiera de este índice inicial, nos permitirá ordenar nuestras ideas y será un útil punto de partida a la hora de empezar un TFG o TFM.

Escribir siempre

Del mismo modo que el movimiento se demuestra andando, para desarrollar cualquier trabajo de investigación es importante escribir y ver crecer nuestro trabajo y plasmar por escrito aquellas ideas sobre las que volveremos una y otra vez, aunque dejemos espacios en blanco, rehagamos algunas partes o incluso descartemos totalmente un epígrafe, el único modo de avanzar en un TFG o TFM es escribir muchísimo.

Siempre considera tu opinión personal

Un TFM o TFG no se trata de una mera recopilación de referencias e información sobre una materia: el fin último y esencial de todo trabajo es conocer tu opinión sobre una materia, cuál es tu análisis crítico al respecto y cómo te posicionas. Solo así estarás en posición de demostrar lo aprendido y el dominio de un tema concreto y que, por tanto, eres merecedor del título de grado o máster que tanto te has esforzado por obtener.

Confiamos que estos pequeños trucos sean el pistoletazo de salida y te ayuden a empezar el TFG o el TFM. Y recuerda: lo importante es dar el primer paso, no cómo lo des.