TESIS DOCTORAL ESTRUCTURA
  • 31/08/20


Cuando se comienza un doctorado, muchos sienten cómo resuena en su cabeza el interrogante acerca de cómo escribir una tesis.

Si bien es cierto que necesitas dividir las ideas desde un primer momento para lograr organizarte mejor, no es menos verdadero el hecho de que, mientras no vayas obteniendo y tratando estadísticamente los datos que vayan arrojando tus investigaciones, te estás adelantando a los acontecimientos. Además, todo doctorando tiene asignado un tutor, que te ayudará a repasar el trabajo antes de presentar la tesis impresa y defenderla ante un tribunal universitario.

No obstante, hay cosas como la estructura de un trabajo de investigación que ya deberías conocer por tus estudios previos. Tampoco está demás que te familiarices con la estructura de una tesis, si es que no lo han hecho ya durante los años previos al comienzo de tu doctorado. Las tesis doctorales se encuentran disponibles para ser consultadas en las bibliotecas físicas o digitales de la universidad pertinente, aunque pueda ser necesario solicitar un permiso para ello. En cualquier caso, no es extraño necesitar consultar tesis durante los trabajos de prácticas del último curso académico universitario, con lo que ya deberías estar familiarizado con la estructura de una tesis doctoral.

CARACTERÍSTICAS DE UNA TESIS

Una tesis doctoral es un documento monográfico en el que se recogen los resultados y las conclusiones de un proyecto de investigación que aporte algo nuevo al campo de los estudios al que corresponda.

Con este documento, que pasa a formar parte de la biblioteca universitaria, y con la defensa oral frente a un tribunal compuesto por doctores o catedráticos, se debe demostrar el aprovechamiento de los años de estudio e investigación empleados para presentar la tesis misma.

La extensión promedio de una tesis doctoral es de unas 100 o 150 páginas, con flexibilidad en este aspecto. En ella hay o puede haber partes personales y subjetivas, como es el caso de la dedicatoria y de la expresión de ideas propias del autor.

ESTRUCTURA DE UNA TESIS

Aunque la dedicatoria no resulta obligatoria, es costumbre incluirla al inicio de una tesis doctoral. Sobre la extensión de la misma hay completa libertad, aunque por lo general ocupa entre un párrafo y un máximo de una página. El programa que precede a la introducción también es opcional.

Si te preguntas cómo hacer una tesis (la parte escrita), no olvides incluir los siguientes puntos, ordenados:

-Título.

-Nombre completo del defensor de la tesis o aspirante a Doctor.

-Nombre completo del tutor o director de tesis.

-Introducción. Para presentar el problema que se intenta resolver con el estudio, poniendo de manifiesto su relevancia.

-Antecedentes y lagunas de conocimiento. Incluye la bibliografía consultada, prestando especial atención a las publicaciones más recientes, bien sean otras tesis doctorales, bien artículos publicados en revistas especializadas.

-Marco teórico e hipótesis. Punto de especial importancia porque en él se recoge la parte empírica del estudio realizado, así como las teorías o modelos previos considerados como válidos.

-Objetivos. ¿Qué se pretende conocer o resolver con este estudio?

-Metodología.

-Duración del estudio, incluyendo la estructura del trabajo de investigación.

-Impacto esperado en el mundo académico. Debe ser breve.

-Referencias bibliográficas conforme a la normativa APA o al estilo Vancouver.

Consejos para estructurar la tesis adecuadamente

En este apartado haremos un breve repaso, aunque tu tutor es quien mejor debe conocer la manera de estructurar una tesis doctoral en tu campo de estudio, dado que cada año habrá estado asesorando a un estudiante o a un pequeño grupo.

Nosotros te recomendamos la regla de las tres C:

-Claridad. Evita tecnicismos cuando no sean necesarios.

-Claridad. Es algo de agradecer y que se tiene en cuenta.

-Corrección (sintáctica y ortográfica). Si cuidas este aspecto desde el comienzo de tu redacción de la tesis, ahorrarás mucho tiempo. También puedes contratar a un corrector en caso de necesitarlo, pero ten en cuenta que los correctores profesionales pueden no estar familiarizados con los tecnicismos propios de tu tema de investigación y existe el riesgo de caer en la ultracorrección.

Nuestro último consejo es que jamás parafrasees algo sin mencionar la fuente conforme a la normativa establecida. Es poco profesional y perjudicará al resultado final de tu trabajo.