Mujer pelirroja con gafas mira su portatil pensativa en una biblioteca
  • 31/05/21


¿Cuáles son las fuentes informativas que debes incluir en tu tesis? Todas aquellas fuentes de información confiables. Distinguir entre las fuentes confiables para investigar y aquellas que no lo son era mucho más sencillo antes de que el uso de internet fuera indispensable en nuestras vidas.

Pero tienes que adaptarte a los tiempos en los que te ha tocado llevar a cabo tu investigación o proyecto, y eso supone tener que consultar revistas y papers online, teniendo presente una serie de criterios para seleccionar información en internet. Recuerda que, así como hay fake news muy trabajadas, también puedes toparte con fuentes de información que simulen ser de total confianza cuando se tratan de un engaño.

¿Qué es una hipótesis de una fuente de información?

Una fuente de información es cualquier instrumento o recurso que sirve para satisfacer una necesidad informativa.

Cuando realizas un TFG, un TFM o una tesis doctoral, las fuentes de información suelen ser libros aceptados como válidos por todas las universidades, tesis doctorales que hayan sido aprobadas y no refutadas y publicaciones en revistas especializadas. Pero, aunque tengas acceso a fuentes fiables y evites las falsas publicaciones asociadas a una organización de prestigio o a una universidad, necesitas saber cómo evaluar una fuente de información para poder determinar si ese dato puede ser tenido en cuenta en tu proyecto o no.

¿Cómo evaluar y seleccionar una fuente de información?

La estadística tiene mucho que decir a la hora de aceptar como válido o rechazar un dato obtenido en una publicación oficial, por ejemplo en una revista especializada. Hay tamaños de muestras y niveles de significación que son válidos para ser utilizados en algunas investigaciones pero no en otras.

Partiendo de la base de que dispondrás de los conocimientos estadísticos necesarios o que tienes acceso al uso de software que te permita discernir la fiabilidad de los datos obtenidos en un experimento, tanto si lo has realizado tú como si se trata de la publicación de otro investigador, queda aplicar el sentido común a la hora de llevar a cabo una primera criba de toda la información que vas a consultar. Por ello, a tus fuentes debes exigirles:

- Relevancia para nuestro tema de investigación o de trabajo.

- Autoridad por parte de la fuente emisora de la información y actualización de los contenidos cada cierto tiempo. La autoridad se relaciona con el origen de una fuente de información: personas, instituciones, equipos de investigación, etcétera.

- El idioma de tus fuentes también es importante. No confíes en los traductores gratuitos y consulta solo fuentes disponibles en idiomas en los que tengas soltura o, en su defecto, contrata los servicios de un corrector profesional para poder entender una publicación concreta.

Haz una distinción en el propósito de tus fuentes de información. No es lo mismo un contenido académico que uno divulgativo, como tampoco tiene la misma importancia los datos que se obtienen de publicaciones de postgrado que han pasado una revisión por pares a los trabajos de fin de grado.

Criterios para seleccionar información en Internet

En internet existen una serie de fuentes para buscar información que son seguras siempre que accedamos a ellas desde la URL correcta. Después te toca a ti discernir qué fuentes son relevantes para tu proyecto, pero al menos tienes un punto de partida.

Entre los sitios webs confiables podemos citar, además de las publicaciones oficiales de universidades existentes y reconocidas (por ejemplo, algunas permiten consultar online las tesis doctorales que van aprobando sus alumnos), los artículos que se pueden encontrar en:

- Elsevier.

- Scielo.org.

- Dialnet.

- Eric.ed.gov.

- Redaclyc.

- Worldwidescience.org.

Presta atención también, cuando busques fuentes de información en internet, a los siguientes aspectos:



- Exactitud. ¿Está bien estructurada y organizada la información? ¿Cómo citan las referencias?

- Autoridad. ¿Quién publicó el documento? ¿Es una figura u organización relevante en el tema? ¿Puedes ponerte en contacto con el autor?

- Objetividad. incluso cuando busques refutar una hipótesis previa.

- Organización. Fíjate en cómo se estructura y presenta la información.

- Navegabilidad. Una web fiable se tomará las molestias necesarias para que sus contenidos sean usables.

- Actualidad. Presta atención a si el contenido se actualiza con cierta regularidad o no.

- Diseño. El diseño también debe asegurar una buena experiencia de usuario.

- Acceso. ¿Quién puede realizar publicaciones allí?



El uso diario de internet ha dado paso a nuevas fuentes de información, y seguiremos observando cambios en qué es una fuente de información fiable. De las publicaciones en papel a cargo de ciertas editoriales hemos pasado a consultar revistas especializadas online y, es probable, que en un futuro existan canales de podcasts o formatos similares que también cuenten con un respaldo sobre su autoridad en la materia.

La necesidad de consultar fuentes de información en internet para llevar a cabo una tesis supone un ahorro de tiempo y de desplazamientos, aunque requiere tener presente una serie de criterios para discernir qué sitios son oficiales y cuáles no.