ORGANIZAR UN TFG CORRECTAMENTE
  • 20/01/21


A la hora de comenzar un Trabajo Final de Grado es normal que te asalten dudas. Y si crees que esas dudas se irán disipando a medida que avanzas en tu investigación, tenemos malas noticias que darte.

Todo el proceso está lleno de interrogantes acerca de cómo hacer un TFG porque las indicaciones sobre el tema suelen ser imprecisas. Contar con otros TFG de la misma temática que el tuyo puede servirte de guía y fuente de ideas para tu TFG; no obstante, hay algo más a lo que debes prestar mucha atención si deseas que tu defensa sea un éxito: la estructura del trabajo y las partes en las que se debe prestar especial atención.

Como verás, además de pensar bien cómo empezar vas a necesitar tener claro cómo organizar un TFG en cuanto a las ideas y al orden de exposición.

¿CÓMO ORGANIZAR UN TFG PASO A PASO?

Hemos hecho un resumen de las indicaciones relacionadas con la estructura y las partes de un TFG para poder ofrecerte una guía más concisa y fácil de entender.

Recuerda que un TFG suele tener una extensión que oscila entre las 30 y las 75 páginas, aunque más importante que el volumen (se valora ser conciso) es no dejarse ningún punto importante sin tocar. Procura seguir en la medida de lo posible esta estructura de TFG:

Índice

Aparece tras el título del TFG, el nombre del alumno y del profesor que ha sido tutor del proyecto. El índice también va detrás de la dedicatoria, en caso de haberla.

Resumen

El resumen de un TFG suele contener entre 200 y 250 palabras y se compone de frases breves con las que dar respuesta a por qué se ha elegido ese tema de investigación, el objetivo de la misma y las hipótesis de partida, la metodología empleada y los resultados obtenidos, junto con sus posibles aplicaciones.

Introducción

La introducción debe captar la atención del público y mantenerla. En ella se presentan el tema de estudio, el contexto, las hipótesis de partida y las preguntas a las que se intenta responder con la investigación.

Objetivos y metodología

Varían en función del tipo de estudios y pueden ser generales o específicos, aunque siempre se presentan con un verbo en infinitivo: analizar, explicar, clasificar, criticar, sistematizar, etcétera.

Resultados y discusión

Este es el nudo gordiano de la investigación, donde se deben obtener respuestas a las preguntas planteadas al comienzo de la misma. Esas respuestas deben ser coherentes con los objetivos del TFG.

Por supuesto, los datos presentados habrán sido analizados con anterioridad para descartar posibles errores experimentales o fallos en la metodología, pero aquí se deben presentar datos que serán evaluados como significativos o no, en este caso, trabajando sobre los valores experimentales aceptados como válidos.

Conclusiones

Se exponen las respuestas a las que se ha llegado tras la discusión y se repite un breve recordatorio de los objetivos del TFG y qué se buscaba aportar con el mismo. Conviene incluir un cierre contundente de la sección y del informe de investigación.

Referencias bibliográficas

Utiliza un mínimo de 15 referencias bibliográficas, sin temor a exceder con mucho este valor en caso de ser necesario.

En España, las referencias bibliográficas deben seguir la norma ISO 690 o la norma APA.

Cómo empezar a escribir un TFG no suele ser el interrogante más difícil con el que te vas a encontrar a la hora de afrontar este trabajo, pero debes tener presente que conocer cómo organizar un TFG y cómo ir exponiendo las ideas te allanará el camino y tendrá influencia en la nota final el día de la defensa ante el tribunal.