Mujer joven de pelo largo gritando frente a un ordenador y una pila de carpetas y archivadores
  • 23/08/21


Antes de enfrentarte a la incertidumbre sobre qué hacer al terminar la carrera debes presentar y aprobar tu TFG. Esta tarea se hace mucho más complicada si realizas a la vez el último curso o semestre con el TFG, pero son muchos los estudiantes que se plantean “solo me queda el TFG y no sé por dónde empezar”.

El TFG, antes conocido como trabajo de fin de carrera, era un requisito solo en algunas titulaciones, destacando entre ellas las ingenierías. Con la implantación del plan de Bolonia pasó a ser obligatorio en todos los grados, por lo que muchos más alumnos se preguntan cómo hacer un trabajo de fin de carrera y cuánto de tarda en hacer un TFG. Apunta nuestros consejos.

¿Qué hago si solo me queda el TFG para terminar la carrera?

Dependiendo de lo que hayas estudiado, es posible que seas de los que pueden presumir: “solo me queda el TFG y ya trabajo de lo que he estudiado”. Aunque lo que suele suceder es que realices el TFG mientras terminas algunas asignaturas sueltas o, dependiendo de las titulaciones y los requisitos de cada universidad, que para matricularte en la asignatura que culmina con la presentación y defensa del TFG se te exija antes haber aprobado todo lo demás.

Cuando preparas tu TFG sin cursar otras asignaturas, es probable que realices algún trabajo a media jornada o durante los fines de semana. Pero es más interesante conseguir un trabajo vinculado a una beca en alguna empresa privada de tu sector.

Hagas lo que hagas, ten presente que vas a necesitar pasar muchas horas en tu universidad, en especial en la biblioteca y la necesidad de contar con un plan para organizarte bien antes de comenzar.

¿Cuánto se tarda en hacer un TFG?

Esta pregunta no tiene una respuesta sencilla. Depende de los estudios que haya realizado y de si puedes dedicarte o no en exclusiva a la redacción de tu TFG. También es importante considerar el grado de implicación de tu tutor y si tu TFG exige o no prácticas de laboratorio o de campo.

Como norma general, preparar un buen TFG puede llevarte unas 500 horas hábiles, más si se trata de un trabajo de ingeniería. Y eso suponiendo que no haya grandes inconvenientes.

Presta atención a estos consejos para asegurarte de evitar problemas sorteables.

Haz que el tutor se interese en tu proyecto

El apoyo de un tutor es importante, pero a tu profesor no le pagan más por proyecto tutelado. De ahí que sea buena idea presentar tu idea de proyecto al tutor de tu elección con un título descriptivo y ofreciéndole la posibilidad de citar tu obra en alguna de sus publicaciones. Sobra decir que esto solo le interesará al tutor ideal si vas a realizar un TFG relacionado con alguno de los trabajos de investigación que se encuentre desarrollando el tutor.

Descarta los temas sobre los que no hay la bibliografía suficiente

Si no hay apenas biografía o si necesitas usar un software no disponible en tu centro de estudios, mejor elige otro tema. Hazlo por tu calificación final y por tu salud mental, salvo en el caso de que tengas claro que deseas realizar un futuro doctorado justo sobre ese mismo tema y busques ir allanando el camino.

Como norma general, no te preguntan cómo has terminado la carrera ni cuánto tiempo has invertido en tu TFG, sino cuál ha sido tu expediente y, si acaso, sobre qué ha tratado el trabajo final.

No escribas el índice al comienzo

En el índice hay puntos fijos, pero lo que es variable es el nombre. Si no tienes claro hasta dónde puedes comprometerte con el detalle de tu proyecto, no tomes el índice como algo inamovible. Es mejor redactarlo cuando el TFG va tomando forma y, sobre todo cuando dispones de todas las mediciones de laboratorio o de campo en caso de que tu proyecto cuente con una parte práctica.

Mientras unos estudiantes exclaman aliviados “solo me queda el TFG”, otros sienten una gran angustia ante la misma circunstancia. El tiempo que puedes dedicar al proyecto cada día influye en cómo afrontes la recta final de tu carrera, aunque también entran en juego otros factores como son la colaboración del tutor y la disponibilidad de herramientas (bibliografía, software, etcétera) para poder llevar a cabo bien el estudio.

Te recomendamos no pensar tanto en el tiempo que te va a llevar hacer tu TFG, sino en cómo será el camino, y para que la experiencia sea satisfactoria lo mejor es tener en cuenta una serie de detalles aquí mencionados con antelación.