Conjunto de libros vistos desde el lomo sobre un fondo blanco
  • 05/08/21


Antes de llevar tu tesis a imprimir, te conviene repasar qué tipo de fuente has utilizado en los títulos, subtítulos, encabezados y el texto. Las tipografías para libros impresos deben facilitar una lectura rápida, sobre todo si hablamos de monografías o textos académicos.

Si no contratas a un maquetador profesional, que conoce bien qué tipos de fuentes de letras son mejores para cada parte de una obra, ten a mano esta breve guía por si necesitas cambiar el tipo de letra antes de la impresión.

¿Cómo son las tipografías para libros de lectura?

En general, en los libros de lectura lo que importa es el contenido. Por tanto, se intenta alcanzar un compromiso entre la elección de la tipografía y el tamaño de la fuente, con el fin de hacer la experiencia del lector satisfactoria. Ten presente que en los textos universitarios y de postgrado las fuentes suelen tener un tamaño muy inferior a las de los libros de lectura ligera.

¿Qué más tenemos que tener en cuenta?

Cuando acudes a una imprenta tú mismo, puedes solicitar que te impriman una página al azar a modo de prueba, pero si realizas el encargo online debes tener todo bien preparado. Presta especial atención a los siguientes puntos:

¿Cómo se clasifican?

- Sans serif. Sin serifa, es decir, sin acabados angulosos en los extremos de las letras. Estas tipografías suelen ser funcionales y permiten una lectura ágil. Se emplean mucho en los medios digitales.

- Serif. Con serifa o remate, se emplean para darle a los textos un estilo vintage, como el de la prensa en papel, y suelen ser recomendables para títulos y subtítulos. En el cuerpo del texto, ayudan a crear el efecto óptico de un renglón.



Tipos de fuentes de letra

En tipografía, una fuente es un conjunto completo de tipos o caracteres de un determinado tamaño (cuerpo) y un diseño específico (familia), aunque las fuentes más utilizadas en equipos informáticos se suelen encontrar disponibles en diferentes tamaños. Para trabajos académicos recomendamos seleccionar dos de las siguientes fuentes: Verdana, Times New Roman, Courier y Arial.

Recuerda que muchas universidades cuentan con requerimientos propios a la hora de presentar las copias en papel de una tesis doctoral, por lo que estas indicaciones basadas en la usabilidad pierden cualquier validez en caso de contradecir las indicaciones de tu centro de estudios de postgrado.

Se habla de fuentes monoespaciadas cuando todas las letras tienen el mismo ancho y de fuentes caligráficas cuando imitan las letras manuscritas.

¿Cuáles son las mejores tipografías para trabajos finales y tesis?

Repetimos que debes consultar primero si tu universidad posee un listado de fuentes permitidas, en cuyo caso todo lo demás pierde validez. Y, dado que una tipografía admite variantes, has de prestar atención al tamaño, el interlineado, el uso de cursivas y negritas. No descuides aspectos como las alineaciones y las sangrías.

Las tipografías para libros de lectura más habituales suelen consistir en una combinación de una fuente con remate y otra sin remate, para títulos y subtítulos por un lado y para el cuerpo del texto o viceversa. Pero hay universidades que exigen una única tipografía para todo o que señalan incluso el tamaño de la fuente.

Dentro de las tipografías para libros impresos, los libros académicos cuentan con sus propias normas. En ocasiones, es necesario adaptarse a las indicaciones de cada universidad donde se va a presentar la tesis de un doctorado, por lo que, antes de nada, consulta si tu universidad tiene su propia normativa al respecto. En caso contrario, Times New Roman suele ser una de las tipografías que siempre son aceptadas en las tesis doctorales, junto con Arial.